10 de septiembre de 2015

Contra la depresión... ¡Camina con "alegría"!


Muévete con alegría y energía, incluso si estás bajo de ánimo, y enseguida se sentirás más contento. Esto es lo que han encontrado un grupo de investigadores quienes, sabiendo que caminar (como ejercicio) puede mejorar el estado de ánimo de una persona, decidieron estudiar si la forma de caminar - alegre o triste - también podría afectar a ese estado.

Uno de los co-autores del estudio, Nikolaus F. Troje, del Canadian Institute for Advanced Research en la Universidad de Queen’s, Kingston, Ontario, apunta que las personas con depresión se mueven de forma distinta que las personas felices. "No es sorprendente que nuestro estado de ánimo, cómo nos sentimos, nos afecta en la forma de caminar, pero queríamos ver si la manera de movernos también puede influir en cómo nos sentimos", dijo Troje en una nota de prensa de CIFAR.

Los investigadores del CIFAR evaluaron a 39 estudiantes universitarios sanos (hombres y mujeres) con una media de edad de 21 años y que desconocían el objeto del estudio. Todos los participantes vieron una lista de palabras positivas y negativas antes de caminar en una cinta. 


Sin ligar ninguna emoción con la tarea, los investigadores manipularon la postura de los participantes haciendo que siguieran feedback de un calibrador que mostraba una respuesta positiva cuando su movimiento se acercaba al patrón deseado. Veinte participantes caminaron con un paso alegre - más erguido, con un balanceo de brazos amplio- y 19 sujetos lo hicieron de una forma "triste" - hombros hacia adelante, encorvados y con menos movimiento de brazos.

La velocidad de la marcha se mantuvo constante. "Aprendieron muy rápido a caminar de la forma con que queríamos que caminaran" dijo Troje.

Después de caminar, los participantes escribieron todas las palabras que podían recordar de la lista que leyeron antes de subir a la cinta. Los sujetos que caminaron con un paso "deprimido" recordaron muchas más palabras negativas que los caminantes "felices".

Los autores del estudio concluyeron que los patrones de la marcha pueden afectar en la forma en que las personas procesan los pensamientos positivos y negativos. "El estudio nos ayuda a comprender cómo el estado de ánimo influye en la memoria. Es conocido que los pacientes diagnosticados con depresión clínica recuerdan los episodios negativos, especialmente aquellos relacionados con ellos mismos, mucho más que aquellos momentos felices de sus vidas. Y recordar lo malo, les hace sentir peor. Si puedes romper el círculo vicioso, tienes una herramienta terapéutica muy potente para trabajar con pacientes depresivos", apunta Troje. 


Según los autores, se necesita más investigación en esta línea. El estudio fue publicado en el Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry (2015; 46; 121–25; doi: 10.1016/.jjbtep .2014.09.004).

Artículo copiado y traducido de IDEA Fitness Journal, Vol 12, Issue 2, 2015 Artículo original: "Make happy strides", Shirley Archer